Quedó en silla de ruedas a los 9 años y un Perro se convirtió en su mejor amigo

Matías estaba por cumplir los 9 años y era un niño común como cualquier otro. Un día su pierna se puso rígida hasta que acabó en una silla de ruedas. Solo un perro llamado Tango pudo salvarle la vida con su amistad.


Este niño había pasado por un proceso muy difícil. Tras un primer diagnóstico médico equivocado, descubrieron que un tumor se comía sus huesos hasta la médula. Operación tras operación, el niño simplemente ya no quería vivir, porque ya ni siquiera caminaba por su cuenta ni controlaba sus ganas de ir al baño.

Entonces fue cuando una ONG de Chivilcoy le ofreció ir a ver una demostración de perros de asistencia, que ayudan a las personas inválidas, y fue allí cuando por cosas del destino, uno de los perros se soltó y fue al lado de Matías, como si algo lo estuviese llamando. Tango se convirtió en su amigo y en su amor a primera vista.

EL problema es que no se lo podría llevar a casa, ya que era un perro que estaba siendo entrenado en un programa especial por los presos de una cárcel. Matías quería tener al animal y una monja que también adiestraba perros, logró hacer una reunión entre Matías y el perro Tango en la cárcel en la que lo estaban entrenando para dárselo a otros niños que lo necesitaran más como perro guía o de asistencia.

Cuando se dio el primer encuentro, todos se dieron cuenta de que Tango solo obedecía a las órdenes de Matías y no de los entrenadores, por lo que al tener que irse un par de horas más tarde, la despedida del animal fue traumática.

Al ver esto, la monja hizo todos los trámites para que Tango pudiese irse a vivir con Matías. Desde entonces le ha cambiado la vida, no solo por la ayuda que le da todos los días, como también porque le ha dado una nueva manera de ver las cosas y un valor a la vida. Le ha quitado todas las depresiones por tener que estar siendo operado a cada cierto tiempo debido a los problemas en sus huesos.

Ahora matías tiene 15 años y sabe que su mejor amigo, su perro tango, fue el que realmente le ha salvado la vida.
Quedó en silla de ruedas a los 9 años y un Perro se convirtió en su mejor amigo